Estas Navidades… ¡llévatela de viaje!

 

Si estás pensando irte de vacaciones y no quieres separarte de tu mascota ni un instante… no lo dudes, ¡llévatela contigo! Tan sólo debes seguir unos pequeños consejos y la travesía será una delicia para todos.

 

Antes de emprender la marcha es importante tener en cuenta unos pasos adaptados a tu tipo de mascota y su edad que te ayudaran a tener un viaje sin imprevistos.

 

Preparando el viaje

 

En primer lugar es conveniente que visitéis al veterinario para que determine su estado de salud, ya que si vuestra mascota está enferma no es recomendable que viaje. En el caso de que este fuerte y sana, el especialista podrá recetarle los medicamentos necesarios para evitar mareos y ayudarle a estar más relajada. Además, si habéis decidido iros a un país extranjero es importante hablar con la embajada del destino por si fuera necesario inyectarle alguna vacuna especial.

 

En este momento también tenéis que revisar que la identificación de vuestra mascota, su cartilla de vacunas y sus certificados médicos están en orden. Si tu mascota está en tratamiento es importante llevar la cantidad suficiente de medicamento, ya que existen lugares en los que estos cambian de nombre o sólo pueden conseguirse con receta.

 

Por último prepara todos los elementos para trasladarle: un transportín homologado y adaptado a sus medidas y necesidades, sus juguetes para que se sienta como en casa, una correa especial que lo proteja durante el camino o una medalla con tu nombre y teléfono por si se perdiera…

 

Y si vais a viajar en avión deberás comprobar, además, que tu aerolínea ha aceptado trasladar a tu mascota y cerciorarte de las normativas que ésta tiene para estos casos.

 

En marcha

Muchos animales se estresan cuando los metemos en una jaula o los llevamos a un nuevo lugar. Por ello es aconsejable que tu estés tranquilo en el momento del viaje. Los animales lo perciben todo y tu estado de ánimo influirá en el suyo.

Si os vais en coche, las mascotas deben viajar en la parte trasera con una correa especial que les protege y actúa como cinturón de seguridad. En el caso de que sea demasiado grande además necesitaras habilitar una rejilla de separación en la parte trasera. Es recomendable que realicéis paradas cada cierto tiempo para que podáis comprobar como está y reconfortarle.

Para los que preferís viajar en autobús, tren, barco o avión lo primero que teneis que hacer es aseguraros que cumplen la normativa vigente para hacerlo. Lo normal es que vuestro animal viaje en la zona de carga en un transportín. A la hora de elegirlo hay que tener en cuenta que este tiene que tener el tamaño suficiente para que vuestra mascota pueda estirarse completamente y estar cómoda, estar realizado en materiales resistentes a los golpes y tener un correcto sistema de ventilación.

Viajar siempre es una aventura y siguiendo estos fáciles consejos se convertirá en una…

¡¡¡experiencia única!!! ¿¿¿Nos vamos????